“Se nota cuando una peli es honesta, cuando hay una voz detrás que se cree lo que está contando”

La barcelonesa Mar Coll fue la segunda invitada de Encuentros con el cine

16 de abril de 2014. No parecía el día más indicado. Mientras unos disfrutaban de la Semana Santa lejos del ruido capitalino, los otros veían cómo el Real Madrid conquistaba la Copa del Rey en el enésimo clásico futbolístico del año. En ese contexto hostil, en el que coincidían además otros eventos culturales, Encuentros con el cine recibía a la barcelonesa Mar Coll para su segunda sesión. La (grata) noticia fue que más de 80 personas no quisieron perderse la cita cinéfila. A cambio, disfrutaron con la película Todos queremos lo mejor para ella y pudieron dialogar después con su directora durante casi una hora. A continuación resumimos parte de ese coloquio.

Geni –interpretada por una Nora Navas que agota todos los calificativos elogiosos- ha superado un grave accidente y debe enfrentarse de nuevo a la vida, a sus relaciones familiares, al día a día… Éste podría ser el planteamiento inicial del segundo largometraje de Mar Coll. Como ya hiciera en su exitoso debut, Tres días con la familia, la cineasta barcelonesa se acerca con sutileza y naturalismo a una historia pequeña, creando unos personajes creíbles y entendibles. Dailo Barco, moderador, introduce el coloquio subrayando dos elementos característicos de la película y del cine de Mar Coll: huir de la sobreexplicación y centrarse en historias cotidianas, “aquello que no parece espectacular, pero que si lo enmarcamos en una pantalla nos lleva a vivir historias que nos transmiten el vértigo del día a día”. Coll reconoce que toma muchos elementos de la realidad, de su vida y de la de la gente que le rodea: “Al final se trata de hacer una ficción con un conflicto, un personaje, un objetivo… pero creo que esos detalles que coges de la vida real son los que hacen que las películas sean más cercanas”. En Todos queremos lo mejor para ella, para Mar Coll y para Valentina Viso, la guionista, se trataba más bien, por la edad de los personajes, de ver “qué es lo que no nos gustaría que nos pasara, qué nos podríamos encontrar como trampas en la vida o cómo lo solucionaríamos”.

No es la única forma en la que vida y cine se fusionan en la directora catalana: “Cuando escogí hacer cine tenía claro que quería evitar esa dicotomía vida/trabajo, quería hacer un trabajo que estuviera íntimamente ligado con mi vida, que me permitiera reflexionar sobre cosas que me importan y al que dedicara toda la pasión, en el que pudiera trabajar con mis amigos”. Y, por sus palabras, parece que se lo ha proporcionado la ESCAC, la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya, donde estudió y con cuya productora, Escándalo Films, ha rodado sus dos largometrajes: “Siempre digo que lo mejor de ir a una escuela de cine es encontrarte con tu generación de cineastas. En los equipos es importante que haya un cierto equilibrio. El del director es un rol que, aunque parezca mentira, suele estar muy cuestionado durante el rodaje y más si eres joven. Esto es algo que yo me ahorré trabajando con mis amigos. Me podía mostrar como soy, incluso cuando tenia dudas. Se generaba un ambiente de confianza en el que podía trabajar cómodamente”.

Todos queremos lo mejor para ella es una película muy femenina. No sólo en su historia, en su personaje protagonista y gran parte de su entorno, sino también en su equipo, desde la directora o la guionista hasta la directora de fotografía, la de arte o la de vestuario. Sin embargo, Mar Coll parece reticente a convertirse en abanderada de nada: “Hay mucho interés en esto de la mirada femenina. A veces hay encuentros dedicados al ‘cine de mujeres’ y nos encontramos con otras directoras y vemos que las películas que hacemos son muy distintas. Quizás hay una mirada femenina, pero tiene el mismo peso que el que sea una mirada catalana, o una mirada de una persona de 30 años o una mirada de alguien de una determinada clase social. No me parece que pese más que otros factores que me conforman y que todos tienen su reflejo en la película”.

Una película distinta y honesta

Lo que sí parece poner de acuerdo a todos es que este retrato de la realidad marcado por los detalles y por la sutileza seria impensable, como subraya el moderador, sin actores de la calidad de los que intervienen en la película, “muy bien elegidos para cada papel y muy bien dirigidos”. Todos son grandes intérpretes -Nora Navas, Pau Durá, Ágata Roca, Clara Segura, Valeria Bertuccelli- que han trabajado en cine, televisión y teatro, aunque hablando de ellos Mar Coll nos sorprende con una revelación: “Trato de trabajar con actores que no estén muy metidos en el mundo de la televisión porque se cogen vicios. Considero que el cine tiene otros tiempos, otra forma de trabajar. La TV se parece, pero no acaba de ser igual y es muy difícil salir del registro televisivo”. Su trabajo con ellos se basa en el ensayo y en las aportaciones de todos, buscando siempre la naturalidad y adoptando la glorificación del subtexto casi como obsesión: “Parto de la idea de que la mayoría de las veces cuando decimos algo no decimos lo que sentimos. Usamos subterfugios, rodeos, lenguaje corporal… Me interesan mucho todos estos complejos mecanismos que tenemos para comunicarnos porque me parecen pura filigrana y porque es muy emocionante explorar la distancia entre lo que se dice y lo que se siente”. Pero no deja de reconocer que esta forma de trabajo es válida para su cine, pero existen otras: “Son códigos, depende de la película necesitas una cosa u otra. Existen directores, como Bresson por ejemplo, que trabaja con los actores de una forma totalmente diferente, los actores son modelos, marionetas y sus películas son maravillosas”.

Todos queremos lo mejor para ella no es una película al uso por muchos motivos. Para su directora es una cuestión de tono: “Yo no la catalogaría como un drama seco, ni, obviamente, como una comedia. Hay una serie de cosas que van rompiéndose y la película empieza a liberarse, como el personaje. Empieza a ser un poco más arriesgada, a probar cosas, a ser un poco más libre… Y eso nos pasó porque partíamos de una situación muy dramática, que queríamos ver desde un lado menos oscuro y creamos un personaje que nos enamoró. Esa admiración hizo que pusiéramos a Geni en situaciones más cómicas, donde su mirada desenmascara lo absurdo que a veces puede llegar a ser el mundo”.

Hay muchos otros temas que inevitablemente surgen en la conversación y que apenas pueden esbozarse aquí, como la defensa de la versión original frente al doblaje (“es ir a trabajar para hacer que tu película sea peor”) o del cine analógico frente al digital (“me sigue gustando más la textura del 35, pero me tendré que poner las pilas porque es un formato con el que ya no se trabaja”). Tras una hora de animado coloquio, llega el momento de que Dailo Barco ponga fin al acto y lo hace preguntándole a la invitada por el cine que le interesa: “Me gusta el cine que no te deja todo mascado, que no me trata como si fuera un niño. No veo verdad en ese cine. Prefiero que me dé un espacio para rellenar huecos, que queden cabos sueltos. Que sea una película honesta. Se nota mucho cuando hay una voz detrás que se está creyendo lo que está contando, cuando no es un discurso impostado, para agradar a tal o para buscar no sé cuantos”.

El cine de Mar Coll y su última película son buen ejemplo de esa honestidad. Son auténticos. Son casi un milagro de credibilidad. Son un ejercicio de sorprendente madurez viniendo de una cineasta tan joven. Son la esperanza de que aún nos quedan muchas historias que vivir y disfrutar guiados por su mano.

Encuentros con el cine regresa el 27 de mayo con La senda, un thriller que supuso el debut en el largometraje del canario Miguel Ángel Toledo.

Anuncios

Acerca de Digital 104 Comunicación

Departamento de Comunicación de la empresa Digital 104, SL. Gestionamos las redes y blogs de la empresa y sus actividades, así como realizamos servicios de Comunicación para otras empresas.
Esta entrada fue publicada en Análisis, Crónica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s