“Volver atrás me ha ayudado a saber qué es lo que quiero contar y cómo”

El tinerfeño Miguel G. Morales fue el segundo invitado de los Encuentros con el cine en septiembre

La segunda jornada de los Encuentros con el cine 2015 en septiembre estuvo protagonizada por el cineasta tinerfeño Miguel G. Morales. El director, identificado con sus documentales sobre la historia de la cultura del siglo XX en Canarias, se presentaba en el Teatro Guimerá con dos de sus trabajos más desconocidos: El viejo y el lago, su primer documental, rodado en Cuba en el año 2000; y Hombre que hace que duerme, uno de sus últimos trabajos y en el que se hace más que palpable un cambio de rumbo en su cine. Fue una sesión muy especial, en la que Morales se desnudó, a través de sus películas y en un coloquio moderado por Alejandro Krawietz.

Los días previos ya habíamos hablado de esta proyección como una “sesión especial”, en la que veríamos “al otro Miguel G. Morales”. Durante el coloquio, se habló mucho de “ese otro” Miguel, o lo que es lo mismo, de un director al que las circunstancias llevaron por un camino que, aunque meritorio, todos percibimos como más impersonal y que ahora, ha querido volver la mirada atrás para redescubrirse como cineasta. En ese sentido, y se dijo en el Guimerá en varias ocasiones, ese “otro Miguel” es el “verdadero Miguel”. Pero mejor empecemos por el principio.

En el primer cortometraje de la noche, El viejo y el lago, Miguel G. Morales dijo haber descubierto el documental. Alejandro Krawietz lo defiende como un trabajo fundamental para el cambio que producido en los últimos 15 años en el cine ‘de la realidad’ hecho en Canarias, como una “película bisagra” entre las formas tradicionales del documental y los nuevos lenguajes. “Yo cuando hice esa película tenía 20 años y de hecho la veo y lógicamente no hubiera hecho la película así”, comenta Morales. “Para mí fue un ensayo, fue una búsqueda, sin más, simplemente conocimos a ese señor y había que contar esa historia”.

Cuba aparece pronto en el coloquio como un personaje protagonista en la historia de Miguel G. Morales. Allí, a la Escuela de San Antonio de Baños, se trasladó con sólo 19 años para proseguir los estudios de cine que había comenzado en Madrid. “Para mí, Cuba es un paraíso, me cambió la vida descubrir todo ese ambiente que hay en esa escuela y que es tan especial. Vives constantemente en el cine”. Él, que siempre quiso hacer ficción, volvió dos años después a la isla caribeña y rodó El viejo y el lago, descubriendo el documental: “Tenía dos horas de batería y una cinta de una hora y había que contar esa historia. Yo nunca había hecho nada documental. Para mí este corto supuso tener que contar una historia de otra forma”.  Algunos años más tarde, otro “paraíso”, Filipinas, parece que va a desempeñar un papel también trascendente en su vida: “Cuba y Filipinas están unidas en esta proyecciónHombre que hace que duerme utiliza imágenes grabadas durante un viaje a Filipinas- y están unidas en mi vida. Son dos espacios que me han marcado. Filipinas me volvió a reconectar con ese otro yo, que era ese chico de 19 años que miraba de aquella forma. Quiero volver a esa mirada”.

El cambio de rumbo

Hombre que hace que duerme es una ‘carta’ escrita a un amigo fallecido, “una especie de retrato del tiempo que yo no supe aprovechar con esa persona, habla de una doble ausencia”, reflexiona el cineasta.  “En principio pensaba hacerla como un diario, pero no es un diario. Es una película muy extraña que no sabe muy bien por dónde va, pero era lo que me nacía, lo que necesitaba contar, lo que me pedía el cuerpo, poner esta imagen y poner esta”, reconoce. “Al fin y al cabo, es una película para mí. Si llega a otras personas, comparto con ellos esa visión, pero no era el objetivo”.

Krawietz le pregunta por la presencia constante de la muerte que advierte en el corto: “Es que con 30 años se habían muerto tres amigos míos y que con 30 años se mueran tres amigos de casi tu edad pues es complicado, no cumple la ley de vida. Lo de los cementerios sí que es una obsesión que tengo de siempre, pero no sé de dónde viene. Yo necesitaba sacar esto de mí, hacer esta película, recuperar todo ese material, todo ese archivo y ponerlo a dialogar. Necesitaba de alguna forma cerrar esa puerta, esa ausencia, pero que también es felicidad. No quería tampoco que fuera una película trágica”, matiza Morales.

Hay una decisión en el cineasta de cambio de rumbo o, más bien, de vuelta a los orígenes, que se repite en toda la conversación: “En los lugares que me ha tocado vivir he intentado buscar mi espacio. Es verdad que desde hace un tiempo para acá quiero contar las historias de una forma mucho más consciente. De alguna forma he ido buscando mi espacio y quizás el volver atrás para volver a ese otro, que realmente es el que soy, me ha ayudado a saber qué es lo que quiero contar o de la forma en que lo quiero contar. Quiero utilizar las imágenes y las películas para expresarme de otra forma“.

Creando la memoria cultural

Pero no puede olvidarse que la trayectoria extensísima de Miguel G. Morales no sólo es esencial desde el punto de vista cinematográfico, sino que Canarias le debe buena parte de su memoria cultural: “Todos esos proyectos -los documentales sobre el arte del siglo XX en Canarias- nacieron de mi curiosidad y de querer compartir con mucha gente que existían esos personajes. Y de un cabreo tremendo que me pillé en Madrid, en el segundo año de la Escuela, cuando en Estética del Cine me hablaron del viaje que André Breton había hecho a Tenerife para la Exposición Surrealista del 35. Yo no sabía nada. Y me pareció que era de justicia intentar por lo menos dar luz a esa generación. De ahí, nace ese primer documental largometraje que es Aislados, que aunque está hecho de forma testimonial e igual ahora no lo haría igual, para mí fue como intentar dar luz a todos esos personajes y que se normalizara hablar de Juan Ismael, de Domingo López Torres, de todos estos personajes fundamentales para la cultura en Canarias. Es que era anormal y sigue siendo todavía anormal, a pesar de todas las publicaciones que hay, a pesar de todo lo que se ha hecho por intentar recuperar esa memoria, sigue siendo anormal, digo, que esa gente no esté en nuestra realidad y aprendamos de su legado”.

Pero pese a lo que pueda parecer también esas películas han sido decisivas para el cineasta a título personal: “Me pasa un poco como a los actores, cuando los oigo hablar de los personajes que han interpretado. Al estar metido durante muchos años en la vida de Juan Ismael o de Manrique o de Cristino, ya son un poco parte de mi vida. Y me quedo con muchísimas cosas fundamentales: su ejemplo, la energía, la curiosidad, la valentía…”.

Documental o ficción

El crítico Joaquín Ayala, que se subirá al día siguiente al escenario como moderador, le pregunta desde el público si este nuevo lenguaje que parece abrazar con Hombre que hace que duerme es la confirmación de que ha renunciado a la ficción. Miguel G. Morales le responde que no: “De hecho, estuve a punto hace unos años de hacer un largometraje, que se llama La calma, que escribí precisamente con Nacho -el amigo fallecido que protagoniza  Hombre que hace que duerme-. Aquel proyecto no salió, pero algún día se podrá retomar y de hecho, antes de decidirme a hacer este cortometraje había pensado hacer otro guion de ficción, pero necesitaba quitarme esto de dentro. Entre la ficción y el documental lógicamente hay diferencias, pero al fin y al cabo es contar historias, de una forma u otra. Seguramente haga ficción, es más costoso, pero sí”, concluye Morales.

 

Anuncios

Acerca de Digital 104 Comunicación

Departamento de Comunicación de la empresa Digital 104, SL. Gestionamos las redes y blogs de la empresa y sus actividades, así como realizamos servicios de Comunicación para otras empresas.
Esta entrada fue publicada en Análisis, Crónica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s