“Soy más lo que aparece en mis pelis que lo que parezco en persona”

El cineasta grancanario José Víctor Fuentes (Zac73dragon) cerró el bloque de septiembre de Encuentros con el cine.

La triple cita de septiembre con Encuentros con el cine se cerró el viernes 18 con la proyección del largometraje BKLYN 11211, de ZAC73dragon, y del cortometraje La chica de la lluvia. José Víctor Fuentes, la persona detrás del seudónimo, estuvo en el Guimerá para dialogar con el público asistente y con el crítico Joaquín Ayala. Una noche divertida, empapada de la personalidad única de este cineasta y agitador cultural, a menudo polémico: “Odio el Festivalito”, llegó a decir en un momento de la noche. Eso sí, una advertencia antes de empezar: La verborrea del cineasta es muy fácil de seguir, pero complicada siempre de resumir.

La ciudad de Nueva York fue la otra gran protagonista de la noche. En la Ciudad de los Rascacielos estudió cine José Victor Fuentes, tras un año en Madrid. Fue el escenario donde rodó el cortometraje La chica de la lluvia, uno de sus primeros trabajos. Y a las calles neoyorquinas volvió 15 años después para rodar 90 minutos and I love you y tres años más tarde, y por azar, el material que acabó conformando esta BKLYN 11211. “Yo no volví a Nueva York a hacer esta peli -recuerda-, yo volví a repetir 90 minutos and I love you, que es una peli, para el que no la haya visto, rodada en un plano secuencia de 117 minutos. Yo volví para hacer una peli en plano secuencia, en una lavandería de Nueva York, que durara los 90 minutos y evitando todos los fallos que cometimos en la primera”. El actor Álex García tendría que haber sido de nuevo el protagonista, pero sus compromisos profesionales le obligan a renunciar a última hora, con todo el equipo ya en Nueva York. “Dije ‘Pues me cargo a Álex y pongo a uno de los de Malviviendo que también me caen muy bien’. Pero después dije ‘Me da pena Alex, nos lo hemos currado en la primera y para ser un borrador tampoco está mal’. Y dije ‘Venga, la primera ya es película, pasa de borrador a película y voy a hacer otra peli’. ¿Con qué? Con la historia de todos los personajes. Yo cuando hago una peli me invento la historia de los personajes casi desde que nacen. Con eso, hice un guion de 10 folios y nos pusimos a rodar”, cuenta.

El comienzo de todo

Es momento de hacer un pequeño flashback en esta crónica. La noche comenzaba viendo La chica de la lluvia, un cortometraje rodado en el año 2000, en 16 mm, en blanco y negro, con toques de surrealismo y aire de cine indie estadounidense. “Para mí es mi mejor trabajo. La veo y flipo en colores y digo ojalá pudiera hacer esto en 90 minutos. Ojalá me atreviera”, comentará Jose Victor con los espectadores un poco más tarde. “Para mí es una película de animación. Y casi de cine mudo. Yo les decía a los actores, que estarían flipados, que ellos eran como Mickey Mouse, que se comportaran como si fueran ratones”, recuerda Fuentes. “Retraté mi momento vital en aquella época. Me había ido a Nueva York huyendo y tenía un vacío existencial en mi vida brutal. Es una metáfora del amor, de las subidas y las bajadas, y de que el amor se acaba y a tomar por culo todo. No hay solución ni explicación”.

La chica de la lluvia fue el primer trabajo que rodó en la New York Film AcademyPara financiarlo, ideó una estrategia pionera en aquel momento. “Primero me fui a Manhattan. Me quedé sin dinero. Estaba pagando unos 30.000 euros por un curso de tres meses y me quedé sin pasta en Nueva York, como la protagonista de BKLYN 11211. Se me ocurrió llamar  a mis amigos en Canarias, que todos estaban empezando a trabajar y pedirles 10.000 pesetas a cada uno. Entonces pensé que tenía que darles una recompensa: una cinta VHS de la película y una camiseta de la escuela de cine, que todos los días robaba una. Así fue como terminé de financiar la película”. Entonces, ¿José Víctor es también el inventor del crowdfunding?

Un ‘documental’ llamado BKLYN 11211

Tras el corto, tocó ver BKLYN 11211, un largometraje que fija su atención en las vidas de un puñado de personajes que comparten barrio, el de Williamsburg. “Ninguno es de Nueva York salvo la dueña de la lavandería y el del camión de helados. Todos lo demás somos nosotros, personajes de ficción, metidos en un mundo real. Igual que La chica de la lluvia es para mí una película de dibujos animados, esta es un documental, digan lo que digan“, comenta Fuentes. “Por supuesto no teníamos permiso para rodar en ningún lado. Como rodamos cámara al hombro no te hace falta. Rodamos en plan guerrilla. No es que improvisáramos, porque cuando dices ‘improvisar’ parece que no tienes nada preparado. Teníamos 10 folios y habíamos vivido en Nueva York, teníamos las localizaciones, que eran donde nosotros vivíamos, donde vivían los personajes, la lavandería…”, afirma.

“Sobre todo me quedo con la sensación de vacío que me transmite el barrio y que creo que es el vacío del emigrante. Puedes tener amistad, puedes tener amor, ciertos momentos en los que parece que vas a alcanzar la felicidad, pero siempre tienes ese vacío ahí. Y para mí se resume muy bien en la metáfora de los trenes -secuencia que abre y cierra la película-: un tren que viene por la izquierda, otro que viene por la derecha, 1, 1, en un momento se cruzan y forman un 2, y después cada uno sigue por su lado, 1, 1. Y al fondo, Manhattan, casi como una maqueta de cartón piedra que hubiera hecho Anu -Anu Jato, ilustradora que ha colaborado en alguna de sus películas-“, responde cuando alguien del público le pregunta por qué sentimiento ha querido transmitir. Ese poso amargo que vive en el filme podría chocar al que oye hablar al José Víctor Fuentes, casi un monologuista: “Aquí igual empiezo a decir tonterías porque me pongo nervioso pero en verdad soy más lo que aparece en mis pelis que la pinta que doy de persona desenfadada”, confiesa.

El Festivalito

Además de ser cineasta (y pionero del crowdfunding), José Víctor es también conocido, muy conocido, por ser abanderado del cine digital. En una conversación con él es inevitable preguntarle por el Festivalito y por un regreso triunfal como el que ha vivido este año tras cinco de parón. Pero él sorprende a todos con la respuesta: “Odio el Festivalito. Y no es de coña. El Festivalito acabó en el 2010. Me fui a Nueva York, rodé una peli, al año siguiente rodé otra peli y tres meses después rodé otra peli. En 15 meses rodé tres películas. Yo pensé que hacer un festival de cine era elegir unas pelis, un par de colegas… Se carga mi vida como director. Zac73dragon está anulado con el Festivalito“, espeta. “A mí no se me ocurrió la vuelta -prosigue- Yo no hice nada porque volviera. Claro que me encanta que exista, pero yo no quiero ser el director . Sueño con que exista el Festivalito sin mí“.

“El cine ya me aburre. Lo dije allí -en el Festivalito- y poca gente se hizo eco. Busco películas que trasciendan, que me toquen, que me cambien, que me salven la vida. Y normalmente eso no lo veo. El Festivalito antes era Festival de Cine Chico, ‘Vamos a cargarnos el celuloide’, ‘Vamos a luchar contra la industria’, ‘Vamos a hacer el cine chico que es el cine hecho de forma artesanal’. Pero hay tantas pelis malas hechas de forma artesanal… Yo quiero defender otro tipo de cine y que el Festivalito sea ese estandarte. Este año hemos hecho un año de transición, pero el próximo año lo van a flipar”, comenta misterioso. “Lo otro que tiene el Festivalito que sí que no cambia es la reunión de La Palma Rueda. Pero es que también me mosquea porque la peña va a ganar. La peña rodaba tres cortos, nos engañaba… Esto es una convivencia entre amigos que aparte de emborracharnos y ver cine, hacemos pelis porque nos encanta, porque coger una cámara, rodar e inventarte cosas está superguay… No te has enterado de nada, vete pa tu casa”, comenta y uno no sabe hasta dónde es real su cabreo o hasta dónde una exageración cómica.

Siempre en búsqueda

Si algo queda claro también viendo las películas de José Víctor Fuentes, firme bajo el seudónimo que firme, es que nacen de un grupo de amigos, sin el que casi sería imposible hacer algo así. Él lo corrobora: “Para mí hacer cine es como tener una banda de rock, tiene que ser con tus colegas. Yo no puedo hacer cine con un pedazo de actor si no lo conozco. Nos vamos a Nueva York y nos quedamos en la casa que yo alquilo. Imagínate con alguien que te caiga mal o alguien que no conozcas”, reconoce. “De repente, yo digo ‘Chicos, no sé lo que vamos a hacer hoy. En el guion de 10 folios pone una cosa, pero a mí se me ha ocurrido otra’. Cómo les voy a decir eso a unos técnicos superserios”. Pero Fuentes lo tiene claro: “Hacer cine de guerrilla es más difícil que hacer cine a lo grande. Que esta peli haya quedado medianamente bien es un churro. El trabajo de los actores para mí es fantástico y es muy difícil hacer eso. No todos los actores están preparados para eso. Yo descubrí una serie de actores y una serie de técnicos con los que puedo hacerlo”, comenta al hablar de su equipo formado por actores canarios como Luifer Rodríguez, Alba Cabrera o Patricia Álvarez.

Con ellos, José Víctor Fuentes (o Zac73dragon o Zacarías de la Rosa) siempre parece estar a la búsqueda de ‘algo’. “(En BKLYN 11211) yo quería, más que una gran historia, retratar momentos. Alguien dijo que la perfección está sobrevalorada. Pues yo creo que sí. Cuando vamos a un concierto de música, hay partes en las que sube, partes en las que baja, a ti te gustan partes que a otros no les gusta. Pues esto es lo mismo, pero aplicado al cine. Me da igual si te aburres en una parte o te lo pasas bien en otra, pero que todo parezca verdadero, eso sí”, afirma Fuentes defendiendo una nueva forma de hacer cine que podríamos definir como un permanente juego, en el que, por ejemplo, caben todas las versiones distintas que seamos capaces de hacer de una misma película. De hecho, BKLYN 11211 es la segunda película construida prácticamente con el mismo material de partida. La primera, 11211, el barrio de las avenidas que se bifurcan, conquistó una mención especial en el concurso canario del Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria. Jose Víctor invita a verla a todo el que quiera: “La tengo en Internet con un link privado. El que la quiera ver, puede escribirme a zac73dragon@gmail.com y se la paso”. El cine tiene que ser un acontecimiento, se explica. En su vida parece que lo es. El acontecimiento central. O al menos, algo que va mucho más allá de los 90 minutos de una película.

 

Anuncios

Acerca de Digital 104 Comunicación

Departamento de Comunicación de la empresa Digital 104, SL. Gestionamos las redes y blogs de la empresa y sus actividades, así como realizamos servicios de Comunicación para otras empresas.
Esta entrada fue publicada en Análisis, Crónica y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s